Tribuna Municipal


Conocer La Rioja

La Rioja es una Comunidad Autónoma ubicada al norte de la península ibérica, ocupa una superficie de 5.045 km², lo que representa el 1,0%, del territorio español, tradicionalmente debido a sus características geográficas se ha dividido en dos comarcas naturales La Rioja Alta y La Rioja Baja, delimitadas por el río Iregua.

La Rioja Alta presenta un clima atlántico que le brinda a lo largo del año suaves temperaturas, que oscilan entre los 4 °C en invierno y los 22 °C en verano, las precipitaciones en esta zona geográfica son moderadas; la Rioja Baja es una zona más llana con un clima mediterráneo, que tiende a ser más frío en invierno, pudiendo bajar las temperaturas hasta los 0 °C, y un poco más caluroso en la época estival.

Su ubicación en el vértice occidental del valle del Ebro y el sur del sistema Ibérico le ha dado a La Rioja una características muy singulares, ya que a pesar de sus reducidas dimensiones posee una gran variedad de ecosistemas, paisajes, flora y fauna, además de una importante riqueza hídrica que le permite contar con tierras fértiles aptas para diversas actividades agrícolas, especialmente las ligadas a la viticultura.

La Rioja, a pesar de ser la comunidad autónoma más pequeña de España, ha tenido una importante influencia en su desarrollo como nación, estando presente en significativos momentos históricos, el territorio que hoy ocupa estuvo ocupado por romanos y musulmanes, cuyas culturas dejaron sus huellas en esta región; durante la Edad Media, fue una zona en disputa entre Navarra, Castilla y Aragón.

Por ser parte de la ruta del Camino de Santiago, se convirtió en una región visitada por gentes de toda Europa, lo cual fue determinante para su desarrollo cultural, sus Monasterios eran verdaderos centros de de saber, incluso, en La Rioja se escribió el primer documento en castellano.

Los vinos de La Rioja

Las condiciones geográficas excepcionales de esta región hacen que tenga un terroir especial para el cultivo de la vid y la producción de vinos de muy alta calidad; La Rioja cuenta con su propia denominación de Origen en que se distinguen siete variedades, cuatro en tintos y tres en blancos.

Estos vinos se elaboran en barricas de roble y dependiendo del tiempo que pasen en ella, que oscila entre 12 y 36 meses, así como del tiempo de maduración en la propia botella, que puede ser de entre 6 meses y 6 años se categorizan como de Crianza, Reserva o Gran Reserva.