Tribuna Municipal


Comunidad Autonómica de Aragon

La Comunidad Autónoma de Aragón se ubica en el noreste de la península ibérica, específicamente en el tramo central del valle del Ebro; constituye la frontera natural con Francia en los Pirineos Centrales, limita además con las comunidades autónomas de La Rioja, Navarra, Castilla y León, Castilla – La Mancha, Cataluña y la Comunidad Valenciana.

Aragón ocupa una superficie de 47.720,25 km², lo que representa el 9,4 % del territorio español, lo que la ubica como la cuarta comunidad en tamaño; está compuesta por las provincias de Huesca, Teruel y Zaragoza y su capital es la ciudad de Zaragoza.

El eje central de Aragón es el valle del Ebro, sin embargo en su territorio se encuentran importantes cadenas montañosas, el Pirineo al norte y el Sistema Ibérico al sur; los picos más altos de ambas cadenas el Aneto y el Moncayo respectivamente son parte del territorio aragonés.

La variada orografía que presente el territorio de Aragón permite que se presente una gran diversidad de paisajes de sorprendentes contrastes, esta diversidad natural ha llevado a que importantes espacios se conviertan en áreas protegidas como el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido y la la Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala, considerada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Dentro de estos espacios protegidos se encuentra una gran diversidad de especies de flora y fauna, entre ellas algunas que se encuentran en peligro de extinción como el bucardo y el quebrantahuesos; además son espacios muy llamativos para el turismo ecológico, por lo que muchas personas vienen a Aragón para disfrutar de ellos.

En esta región además se encuentran importantes reservas de agua, en sus ríos, lagos y glaciares, que además han creado paisajes realmente hermosos con grandes cascadas y rocas talladas en la alta montaña que han formado con el paso del tiempo grandes cañones y gargantas.

Aragón nos invita a recorrer sus paisajes y a disfrutar de la práctica de deportes de montaña como el senderismo o los deportes de invierno, una forma de turismo que actualmente se ha vuelto muy atractiva para aquellos que sientes la necesidad de preservar las maravillas de la naturaleza para las futuras generaciones.