Martes, 21 de Agosto de 2018
Opinión
Firmas > Enrique Arias Vega
Los jugadores del Arandina
 
Enrique Arias Vega
Economista y Periodista
27 de Diciembre de 2017
Comenta

Doscientas personas se manifestaron el otro día proclamando la inocencia de tres adolescentes del club de fútbol Arandina, acusados de violación en grupo.

Uno se queda anonadado cada vez que se produce una manifestación de este tipo o del contrario, como si los pleitos jurídicos que conllevan la culpabilidad o no de una persona deban dirimirse en la calle, a golpe de gritos y de dicterios. En este caso, además, los propios amigos de los acusados contribuyeron a conculcar su derecho a la privacidad aireando sus nombres y sus rostros.

No podemos decir, pues, que en este país creemos en los Tribunales y en la Justicia, así, con mayúsculas, cuando cada vez que se acusa a alguien a quien apreciamos de algo que creemos que es injusto, salgamos a la calle para presionar la conducta de los jueces.

Los políticos son los primeros culpables de esta actitud, al arropar a sus líderes, sean del partido que fueren, cuando son citados a los Juzgados por haber cometido presuntos delitos de corrupción, sedición, malversación de fondos o lo que sea. La movilización puede ir desde esos dos centenares de apoyos en Aranda de Duero, hasta miles y miles por el proceso secesionista catalán, pasando por el caso Gürtel o los ERES de Andalucía. A mayor cantidad de manifestantes, cabría decir, mayor inocencia de los detenidos.

¿De verdad, de verdad, podemos seguir manteniendo públicamente en estas condiciones nuestra fe en la Justicia?

Dejando aparte el que tener relaciones sexuales con una menor es en sí mismo un delito, consienta ella o no con el encuentro carnal, la manifestación de Aranda envía un mensaje equívoco a la sociedad cuando precisamente la lucha contra la llamada violencia de género es una prioridad ciudadana que goza de una aceptación casi unánime.

Dejemos, pues, que en este caso, en el de la Manada de Pamplona y en todos, actúe imparcialmente la Justicia. Y reforcemos la idea de que la lucha contra los abusos sexuales es una labor de todos, siempre, en todo lugar y a ser posible antes de que se produzca lo irremediable.
Danos tu opinión
Ya estoy registrado ¿No estás registrado?
Email:
Contraseña:
Olvide mi contraseña
Deja tu comentario, como anónimo
Código:
Introduce el código de la imagen:
Publicidad
Actualidad de los municipios

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Publicidad
Hemeroteca
 
 
 
El año en que logramos cambiarlo todo para que nada cambie

José Luis Blanco
Tribuna Municipal © 2013
Favoritos | Quiénes Somos | Contacto | Publicidad | Aviso Legal | Política de privacidad | Diseño Dfutura