Lunes, 11 de Diciembre de 2017
Opinión
Tribuna Plural > Amaia Martin
La vivienda es para vivir, no para especular y hacer caja
 
Amaia Martin

Concejala del grupo municipal Irabazi Donostia (Ezker Anitza-IU, Equo, independientes)

23 de Enero de 2017
Comenta

Estos días hemos asistido a la dramática situación vivida por Patxi Zubiaurre, pensionista de 84 años, como consecuencia de un crédito que solicitó a un prestamista privado. Las condiciones de ese tipo de préstamos concedidos por particulares son durísimas y las cláusulas abusivas de los mismos, las convierten en una verdadera condena para su devolución. Esto ha provocado que el Sr. Zubiaurre haya estado al borde de ser desahuciado de la casa en la lleva viviendo más de treinta años y que ya ha perdido.

Hace también unas semanas, tuvimos conocimiento de la situación de un donostiarra residente en un apartamento dotacional para personas jóvenes del Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián. Esta persona debe abandonar el apartamento en el que reside, ya que han transcurrido los cinco años previstos en la normativa para este tipo de vivienda. El joven ha manifestado que, debido a su situación personal y económica, y a la realidad del mercado de la vivienda en la ciudad (escasez de vivienda en alquiler a precios asequibles, dificultades de empadronamiento en caso de alquilar una habitación), tiene problemas para abandonar el apartamento dotacional, lo que podría suponer la pérdida del empadronamiento y, a su vez, la de otro tipo de ayudas sociales que recibe en este momento.

Los desahucios de viviendas en alquiler están a la orden del día, a pesar de que no sean noticia en los medios de comunicación. Es posible, incluso, que algunos de ellos se deriven de un desahucio previo de una vivienda hipotecada. No decimos nada nuevo cuando afirmamos que la situación económica de muchísimas personas no ha mejorado, ni tampoco el mercado de la vivienda, que sigue siendo objeto de especulación. Todo ello, provoca verdaderos problemas para una parte importante de la población que no tiene recursos suficientes para acceder a una vivienda, a veces ni siquiera al alquiler de una habitación. Tener un lugar en el que vivir, un techo bajo el que cobijarse, es imprescindible para poder llevar a cabo una vida digna.

Para Irabazi Donostia, todos esos casos son la evidencia de uno de los problemas reales más graves al que se enfrentan miles de personas, también en la Bella Easo: el acceso a una vivienda. Un problema al que las administraciones públicas no parecen tener ganas de hincar el diente, o al menos no desde una óptica de servicio público imprescindible para garantizar una vida digna a las personas. Lamentablemente, en lugar de eso, se crean sociedades específicas como las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria (SOCIMI), cuyo único fin es hacer dinero con la vivienda, u otros inmuebles, allí donde es un buen negocio, como por ejemplo en Donostia.

Desde nuestro punto de vista, el programa de gobierno acordado entre PNV y PSE aborda la vivienda desde el urbanismo y los ingresos que genera en las cuentas municipales, y no desde la necesidad de resolver uno de los mayores problemas para los y las donostiarrras. Tampoco han mostrado ninguna implicación en movilizar el elevado número de viviendas vacías que hay en la ciudad, unas once mil de forma temporal y más de cuatro mil de forma permanente, a pesar de que en el mencionado programa figure como uno de sus objetivos captar más viviendas para el programa de alquiler Alokabide. El recargo en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a las viviendas vacías es otra herramienta infrautilizada por el Gobierno municipal. Y como guinda, el fenómeno de los apartamentos turísticos (con oferta en torno a 4.500 camas) que resta viviendas tanto para el alquiler permanente como para venta, a la vez que incrementa sus respectivos precios. A pesar de ello, la tasa turística que propusimos hace casi dos años, sigue durmiendo el sueño de los justos, y la recién aprobada Ley de Turismo ha obviado abordarla.

En nuestra opinión, el Gobierno municipal está muy ocupado en cuestiones que "lucen” mucho como la iluminación navideña, o proyectos urbanísticos no prioritarios y muy cuestionables como la reforma de Anoeta, a la que se van a destinar varios millones de euros en subvenciones encubiertas, pero no parece preocuparle en la misma medida resolver uno de los mayores problemas de los y las donostiarras: la vivienda. Somos conscientes de que no es un problema fácil de resolver, y que la implicación de otras instituciones con competencias en la materia, como el Gobierno vasco, también está siendo muy cuestionable, pero carecer de una hoja de ruta clara que permita dotarnos de un parque público de vivienda suficiente para hacerle frente, es la peor de las actuaciones, y con un coste social y económico mucho mayor.

Danos tu opinión
Ya estoy registrado ¿No estás registrado?
Email:
Contraseña:
Olvide mi contraseña
Deja tu comentario, como anónimo
Código:
Introduce el código de la imagen:
Publicidad
Actualidad de los municipios

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Publicidad
Hemeroteca
 
 
 
España es Cataluña y Cataluña es España

Pilar Zamora Bastante
Tribuna Municipal © 2013
Favoritos | Quiénes Somos | Contacto | Publicidad | Aviso Legal | Política de privacidad | Diseño Dfutura